Ciencia y religión

Ciencia y religión 

Controlar el mundo

A menudo se sostiene que ciencia y religión son enemigas, porque ambas buscan la verdad, aunque cada una encuentra una verdad diferente.
El hecho es que la ciencia y la religión son aliadas. La ciencia está interesada sobre todo en el poder. La religión está interesada sobre todo en el orden. Juntas constituyen un equipo vencedor.

La ciencia es un asunto muy caro, y ha conseguido maravillas gracias únicamente a la voluntad de los gobiernos y negocios de canalizar miles de millones a la investigación y el desarrollo. No es que los gobiernos y los negocios hayan fundado la ciencia por pura curiosidad, sino porque creen que les puede ayudar a ganar más poder y lograr ciertos objetivos preciados. ¿Y quién establece estos objetivos? La ciencia no, sino las religiones y las ideologías.

Nuestras creencias religiosas e ideológicas son una fuente excepcional de financiación para la ciencia, y a cambio, consiguen dar forma a la vertiente científica y determinar qué hacer con los descubrimientos resultantes.